Scroll to Top

Psiconutrición #ProperSalud

By Ingrid Fajardo / Published on Monday, 22 Feb 2016 09:50 AM / No Comments / 346 views

 

 

Por @Tusam

 

El estado de ánimo influye mucho a la hora de comer. Este punto no es un tema menor si estas en el proceso de mejorar tu calidad de alimentación o alcanzar un peso saludable. Cada detalle cuenta y sólo se trata de hacer y no de preocuparse. Por eso es importante que dejes de lado lo que crees y modifica tu pensamiento sobre la comida y el modo en que te alimentas con información real. El hambre emocional esta instalada en algunas personas de forma invisible en la vida diaria. Por ejemplo, el levantarse por la noche en busca de algo dulce es algo cotidiano para muchos y no se dan cuenta que lo que están padeciendo día a día es la consecuencia que genera el hambre emocional. Y esto lo puede provocar el nerviosismo el estrés o la alegría entre tantas emociones.

 

Los estados de ánimos negativos son los más perjudiciales. Si la persona no logra bajar la tensión emocional solucionando los problemas que la ocasionan es muy probable que el cuerpo y la mente se programen para descargar comiendo. Es en estas situaciones que por lo general se acude a alimentos ricos en calorías, grasas y azúcar como por ejemplo el chocolate, papas fritas, embutidos, quesos entre otros. Los alimentos ricos en grasas elevan el nivel de serotonina y el chocolate tiene teobromina algo similar a la cafeína y produce un efecto de placer en el cerebro. El azúcar tiene un efecto positivo en los estados de ánimos depresivos. Si todo esto no se controla no sólo tiene consecuencias negativas sino que se agravan cada vez más. Si estás en un círculo vicioso como este, como te mencione anteriormente, no te preocupes sólo debes informarte y hacer, nada más. Informarte para que tu puedas ver el tamaño del problema porque si sólo te manejas con lo que crees, en tu mente el problema puede ser mucho más grande de lo que realmente es, y luego, no quedarte con eso sino ejecutar. Por eso debes saber que cualquier actividad física que estés en condiciones de hacer, es excelente para deshacer estos enredos.

 

El ejercicio baja el estrés, aumenta la dopamina y eso influye poniéndote de buen ánimo. Y estando en la base del buen humor, todo se ve mejor, más fácil de hacer y vas a tener más fortaleza para poder decir NO. Porque esto último es algo que de a poco debes ejercitar, sin exagerar, porque si los cambios son drásticos con la misma fuerza se pone en funcionamiento el revanchismo. Luego ordénate en las comidas. No las saltees, no comas poco o nada en una de ellas para luego comer mucho en la que sigue. Y termina incorporando alimentos que te hagan bien o que te recomiende tu nutricionista. Si a esto le agregas un método de armonización o de re programación mental va dar impulso para que tu estado de ánimo mejore y así  de mayor fuerza de empuje a lo demás. Si lo crees necesario, nunca descartes consultar a un psicoterapeuta. El sentirte y verte bien es mucho más sencillo de lo que crees, recuerda #CuandoSeQuiereSePuede

 

Visita: www.propersalud.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

UA-44008867-1